Expedición Cultural

Revista Digital sobre Cultura Under Argentina. Artistas y lugares para conocer. Una expedición contínua hacia las distintas disciplinas del arte. Artistas emergentes. Música, Teatro, Cine, Literatura. Un viaje lleno de entrevistas, opiniones y más

Palabra Circular: Conversando sobre el deseo

Estamos con Daniel Branspiguel autor de Palabra Circular, publicado por Editorial Autores de Argentina. Como estás Daniel? Contanos un poco a que te dedicás. Esta es tu primera novela, ¿es así?

– Hola, muy bien y muy feliz que me hayan convocado a esta entrevista. Es así, es mi primera novela y espero que no sea la última.  En mi profesión escucho historias todo el tiempo y es parte de mi trabajo volcarlas en papel a fin de estudiar y transmitir lo que se va trabajando en sesiones. Te aclaro, soy psicoanalista y parte de ese entrenamiento me causó a escribir una ficción. La novela fue lanzada en abril de 2018 y estuvo presente en la feria del libro de ese año. Fue una experiencia inédita y una jornada fantástica, llena de gran emoción y mucha adrenalina. Cuando hice el contrato con la editorial Autores de Argentina, dentro de las cláusulas estaba estipulado la presentación en la feria y por supuesto, tenía expectativas sobre lo que ello suponía, sin embargo nada se
compara con estar presente en tan prestigioso evento y concretar ese sueño.  Una experiencia que se llenó de emociones y que contó con la presencia de mi familia, amigos, conocidos y que debido a la gran recepción que tuvo, fue motivo de curiosidad de otros visitantes que también se acercaron al stand a preguntar ¿quién es este escritor que tanta gente convoca? Una fiesta inolvidable y con una repercusión más que interesante.

¿Cómo se hace para pasar del universo surrealista de la poesía a otro formato como el de la novela?

– El género con que me inicié fue la poesía. Creo que era muy vago para desarrollar una historia y a través de la poesía podía disimular este «defecto». Publiqué hace algunos años un libro de poemas en forma independiente titulado «Un viaje por mis sueños» con cierta repercusión que aún sigue teniendo.  La poesía fue el embrión que me permitió escribir y de alguna forma darme a conocer y tomar el coraje de atravesar ese momento crítico que significa pasar de escribir «para uno» y publicar.   También había realizado algunos cuentos cortos de los que edité uno solamente. El pasaje al que te referís es una traducción, fallida si querés pero traducción al fin y trabajo. La poesía, en mi estilo, termina pareciendo un cuento corto, en cambio la novela es sostener ese cuento por más tiempo. Entramar y resignificar pasajes y estados. Podríamos hacer un ejercicio filosófico jaja… la poesía tiene un tiempo y una música diferente que la novela. La novela requiere de otras coordenadas y de una complicidad con el lector. El lector tiene que creer lo que lee, le doy pistas, lugares, olores y sabores que lo hacen conocido, parte de ella y repone sus lugares, sus personajes y hasta la fisonomía. En cambio eso en la poesía no es necesario ya que el escritor, en mi caso, escribe en primera persona y el que lee, o bien se identifica o bien puede hasta rechazarlo. La poesía convoca desde otro lugar, desde el sinsentido y la metáfora, y ahí el lector repone sentido. En la novela, la ficción agrupa el sentido, le da
orden, estilo y congruencia y el lector “compra” una historia, se engancha y anticipa lo que sigue. A veces se equivoca. jaja

¿Cada autor al momento de componer, de escribir, encuentra su modus operandis si se quiere, en tu caso como fue este proceso creativo?

– Surge a partir de una necesidad casi imperiosa de tramitar y vehiculizar cantidad de temáticas que necesito volcar en el papel y que de alguna manera me permiten transitar esta vida sin dificultades.  La escritura es el modo que encontré, además del análisis, para vehiculizar intereses, problemáticas, tensiones, deseos, etc.,  que de otro modo sería insuficiente.  Escribir es antes que nada mi mayor terapia y lo curioso, es que les pasa lo mismo a los que leen lo que escribo, los moviliza, les concierne y les cuestiona. Lo fantástico es que eso me ocurre primero a mí y lo increíble de todo esto es que lean lo más íntimo y singular de mí y eso movilice a otros.  Por otra parte la necesidad de registrar hechos que me resultan transcendentes, historias que me cruzan, afectos que emocionan y homenaje a infinidad de personas que de un modo u otro me atraviesan con su sola presencia, aunque obviamente todo eso está por decirlo de algún modo «desfigurado».
A la vez, todo lo que dije es consecuencia de algo que me causa, que insiste por abrirse y explorar y de lo que no puedo dar cuenta.  Algo del deseo se cuela entre las palabras que escribo y logro de esa forma transmitir lo que ello me produce y genera.  No se trata de enseñar algo o decir algo personal, sino de transmitir algo de mi singularidad. Que esto después se transforme en universal es algo que no deja de asombrarme.

Resultado de imagen para palabra circular

La cantidad de personajes, es algo que llama mucho la atención. La diversidad de relato no? La posibilidad de que estén tres o cuatro charlando a la vez y aún así poder descifrar quien cuenta el cuento. Cómo fue esa búsqueda de la pluralidad de voces? O fue más bien un encuentro?

– Los personajes resultan a la claras muy diferentes y singulares y sin embargo esto los hace universales.  Cualquiera de los lectores podrá identificarse con uno u otro. A la vez, me gusta la idea y esa fue mi intención, que casi en ningún momento habla un narrador en tercera persona, son los mismos personajes los que se cuentan o mayormente cuentan la historia del otro personaje con el que cruza y cómo lo causa y que resulta muy auténtico y eso hace que se establezca una complicidad con el lector. Básicamente es una historia contemporánea donde habitan una serie de  personajes atravesados por lo que considero el motor de la vida, el punto de partida de todo proyecto, El deseo, y que encuentran un inestimable modo para hacerlo circular: La Palabra y El Encuentro y como esto los enlaza, los causa y los moviliza.  Alguien que lo leyó me había comentado que parecen arrojados a la vida, dispuestos a explorar todo lo que de ella puedan explorar.

Quien leyó el libro entiende como ese título se corresponde con la trama. Pero para quien aún no ha leído o recién le ha llegado a las manos, ¿qué podrías decirle sobre Palabra Circular?

– La historia particularmente que nos concierne fue hecha día a día, casi en escritura automática y de acuerdo a las ocurrencias, hechos y comentarios que sucedían el día anterior.  Tengo una idea de lo que es la historia para mí.  Nunca es lineal o evolutiva. Siempre es circular.  Es decir, considero que con cada nuevo paso que das en la vida, con cada nueva posición que asumís, resignificás tu pasado, volvés a él para considerarlo con esta nueva perspectiva y es la forma en que está escrita la novela. El tiempo es una variable con la que juego todo el tiempo, es casi mi forma de hablar.
Quién me conoce sabe que es así.  Es más, ¿quién habla en forma ordenada de su vida? Sólo los libros de historia lo hacen y es un orden totalmente arbitrario.  En general solemos saltar de un tema a otro y encadenar sucesos que para quien no los conoce pueden sonar hasta disparatados y contradictorios. Esta fue la forma en que se escribió este libro. Cada capítulo es un día, y cada día
resignifica los anteriores. Obviamente, con la obra terminada se fue reformulando y diagramando, pero básicamente fue hecha así, en forma de diario, o pensando en una entrega a un diario.

Me pasó de encontrarme leyendo, y verme reflejada en varios personajes o en ciertas actitudes. ¿Hay algún personaje que se acerque más a vos? ¿Estás en el libro?

Ah bue… ¡qué pregunta! Vamos a ponerlo de esta manera, soy todos y ninguno. Cada personaje tiene matices y acciones que llevan a cabo que me gustan y entusiasman.  Uno es periodista, otra es profesora, hay un dueño un bar que a la vez es padre de dos hijas increíblemente entusiasmadas con explorar la vida  que se lo compran con solo un gesto, hay un psicoanalista, una artista vegana, una filósofa, un editor de diarios, un librero que es un gran lector, un músico que es muy influenciable, una cantante que se enamora de la vida, etc.  Todos portan intereses muy personales y la
historia me permite imaginarlos y ponerlos en práctica.  Es como si la historia, este libro, además del sueño de publicarlo y lanzarlo, me permitiera a través de él concretar muchos otros sueños.  A la vez están tan idealizados, eso creo, que hace que parezcan un modelo para cualquiera que quiera imitarlos.  Además, su entrecruzamiento, me permitió a través de lo que aparenta ser una charla, un diálogo entre ellos, poner en escena muchas discusiones filosóficas, políticas y sociales que atraviesan nuestra sociedad y que seguramente, tal como está en el libro, el escenario que se monta para hacerlo es el café del barrio, una biblioteca, una plaza, una sala de edición de un diario o incluso una cocina.

Para quienes alguna vez hicimos psicoanálisis, es un libro que aborda el deseo en su máxima expresión. La contínua búsqueda, la inquietud, el movimiento y el hacer. Incluso el despertar. ¿Considerás que existe algún modo de despertar del letargo?

– Pregunta que nos llevaría un tiempo desarrollarla. Habrá que considerar algo de otro orden que comanda nuestras acciones. Reconocer que hay un saber, otra cosa que no sabemos que existe y que funciona determinando lo que hacemos, pensamos, y establecemos como verdad y que es un trabajo que no todos están dispuesto a indagar. La pregunta es aquella que en general se esquiva, se elude en su impulso de negarla y es aquella que nos interroga sobre cómo o de qué forma estamos parados, sobre nuestra posición, sobre nuestro lugar en el discurso, sobre nuestro deseo. Llegar a esa pregunta incontestable, inconfesable. Aquella de la que no tenemos ninguna idea. La que incluso pregunta y cuestiona lo que no nos preguntamos Es más que nada dar lugar a ese enigma que constituye un saber sobre nosotros del que no sabemos nada. Despertar es dar lugar a esa pregunta. ¿Una pista? Que estamos haciendo mientras no hacemos lo que tenemos que hacer. No se trata de quiero esto o aquello. Sino de porque esto o aquello se instala como lo que quiero.

Dentro de la novela, la palabra es un personaje principal, tan importante como lo pueden ser Luis o La Tana. ¿Existió un momento donde la palabra haya sido un protagonista en tu vida?

– No se me ocurre otro modo. La palabra es el medio por donde se vehiculiza el deseo. Es el enlace, el encuentro con el otro, con otros. Es el medio privilegiado que los humanos tenemos para relacionarlos, para establecer nuestros vínculos. A veces nos desorienta, nos extraviamos en los laberintos que formamos con las palabras y en otras ocasiones nos posiblita, nos potencia, nos causa. La palabra transmite algo de nosotros, y en esa transmisión, algo es indecible, algo queda sin atrapar por el sentido. De allí que surge el deseo. Entre aquello que digo, y aquello que entienden. La palabra al fin no lo dice todo. Y es ahí donde es posible nuestra vida. En esos instantes que nos malentendemos y podemos entonces hablar. Acaso, si pudierámos decir exactamente lo que queremos decir y el que nos escucha entendiera exactamente lo que estamos diciendo, ¿haría falta hablar? ¿haría falta la palabra?

¿Estás escribiendo algún nuevo material?

– Si. Estoy muy entusiasmado. Un libro de poesías. Pronto tendrán noticias mías sobre él. Los que lo han leído, me han dicho que son cuentos cortos en modo poético. Algo así como una foto que intenta capturar un instante, una vivencia, una experiencia. Veremos que recepción tiene.

Por último comentanos si va a haber alguna nueva presentación este año; donde te podemos encontrar, en cuanto a las redes sociales o la editorial.

– Gracias por el lugar para el chivo, ja ja. Lo pueden conseguir en la Editorial Autores de Argentina, en forma personal en: Teléfono: (011) 4858-1234 WhatsApp: +549-11-6046-8881 Mail: info@autoresdeargentina.com Dirección: Padilla 1079, Capital Federal, Argentina O Bien lo consiguen a través de la página de la editorial http://autoresdeargentina.com/palabra-circular-luis-daniel-branspiguel/ con dos opciones: compra por la página y retiro en forma personal o bien por la opción de entrega a domicilio.
Me pueden seguir también en Instagram @daniel_branspiguel, en Facebook y por mail dbranspiguel@gmail.com

Por último, van mis palabras de agradecimiento por este espacio y la cobertura que me han dado. Han sido absolutamente profesionales en los aspectos artísticos, visuales y técnicos, y en lo personal me han tratado de con gran respeto y me he sentido muy a gusto trabajando con Ustedes.  Son un gran equipo conformado por excelentes personas, muy agradables y de un trato súper cordial y merecen todo mi reconocimiento.

+2

One thought on “Palabra Circular: Conversando sobre el deseo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *